Antes de la llegada de los españoles vivían en la provincia los indígenas Huetares de los pueblos de Curriraba, Coo ó Aco, Istaró, Uxarraci, Abituri, Turichiqui, Turrialba de la Grande, Turrialba de la Chica, Tobosi, Ebuxebux, Teotique, Parragua, entre otros.

En 1568, el conquistador Juan Vásquez de Coronado trasfirió la Cuidad de Garcimuñoz al valle de El Guarco, con el nombre de Nueva Cartago, creando así el primer asentamiento humano establecido en el Valle Central de Costa Rica. Posteriormente el conquistador Perafán de Ribera y Gómez la trasladó a un sitio llamado Mata Redonda, en la confluencia de los ríos Tiribí y Damas. Por último Alonso Anguaciana de Gamboa la mudó a su actual emplazamiento.

En 1748 se levantó la iglesia de Orosi, segunda iglesia construida en esa ciudad por los colonos españoles. La primera iglesia fue construida en 1575 en el Valle de Ujarrás, la cual fue abandonada por las constantes inundaciones y periodos de pestilencia. Sus ruinas todavía existen y están declaradas Monumento Nacional.

 

 

 

 

 

Regresar a Cartago